martes, 26 de julio de 2011

Nuestra vida

Nunca olvidar y siempre recordar,
cantar de dos vidas y momentos nuestros,
aquellos días, soñando esperanzas,
tan llenos de sueños, amarnos quisimos.
...
Poco tiempo hacía, nuestro primer año, 
deslizándose por nuestras vidas,
acumulando caricias, instantes, momentos.
...
Y de mi vida alejándose fueron
torturas, nostalgias tormentos.
...
Tan poco tiempo había pasado,
esa poesía dedicada a tí, justo un año,
y nuestras vidas y corazones
comenzaban a fundirse en un camino.
...
Dos destinos, esperanzas e ilusiones,
nuestras almas ya juntas soñaban
en un solo futuro vivir anhelaban.
...
En esos días, cercana primavera,
juntas estar, quizás la vida entera,
en ese día a tí pregunté,
seguridad quiero.¿Estás segura?
Sí, fué tu ansiada respuesta,
decisa, firme, en ese encuentro,
y tuya fué mi vida y mi alma...
Y mi entero corazón en ti deposité.
...
Así comenzamos, los dos en uno,
hallar nuestro sitio, nuestro hogar,
así muy juntos, el uno del otro...
Camino nuevo, mutuo destino
hogar compartido, nuestro lugar.
...
Así lo hallamos, así lo amamos,
con mucho amor y mas esperanzas,
tardes pasábamos, decorando ese mundo,
mundo de ensueños, en nuestras almas...
Hogar solo nuestro, bellas semblanzas.
... 
Tan bellos momentos plenos de encanto,
tú, junto a mí, yo, junto a tí,
se avecinaba nuestro tiempo,
y cada vez mas cerca nuestro momento.
...
Dos años, hubieron de pasar
de ése, nuestro primer encuentro,
dos años, sin poder vivir juntos,
y de jurarnos, nuestro amor eterno.
...
Y fué en Setiembre, esa casi primavera,
que fuimos el uno del otro,
quizás, la vida entera.
...
Lo nuestro es, simplemente bello,
y aún sigue así, simplemente eterno
mi amor por tí, sigue puro y vigente,
con el mismo fuego, vivo en mi mente.
...
Mas, no todo fué dulce y tierno,
la vida, muchas veces nos puso a prueba,
y otras tantas, vencimos estas,
y, de aquí en mas, las venceremos,
y tu sabes por qué, las venceremos...
Porque la vida, la vida es nuestra.
...
Jorge Naonse 25 / 02 2008

FLOR DE JAZMÍN

No me importa figura ni ropa,
quise oler el aroma en tu piel,
frágil fuego, lo que siento y me toca,
mar de llamas en tu boca de miel.
...
Ansias, momentos, apagar los dejamos,
juventud ya perdida la dejamos partir,
placeres y dicha, sin ellos quedamos,
que insesatos que fuimos, los vimos morir.
...
Solo frases bastaron, y el renacer del dolor,
las cenizas del fuego, aún tibias estaban,
el tiempo jamás apagó su fulgor...
Tan vigente en la mente, aún anidaban.
...
Cuantos años se han ido, por opuestos caminos,
cuantos días perdidos, si poder recobrar,
tan solo dolor, uno al otro nos dimos,
sin saber que la vida, es vivir y soñar.
...
El aroma a tu piel,dulce flor de jardín,
aún yo no puedo,y si pudiera no quiero,
olvidarme de ti, y sin ti se que muero...
Dulce pétalo en flor, bella flor de jazmín.
...
Jorge Naonse
Derechos Reservados.

Quinta y última carta, ¿Por qué?

Dulce amor, gloria mia,
como está de guijarros el camino,
y cuantas torpezas nos impide el paso
para poder cumplir nuestro destino.
...
Está mi alma, tan llena de ternura,
plena de exquisitos y de mimos,
deslumbrada de sueños imposibles...
Y por ser imposibles, mas queridos.
...
¿Quién puso tantas duda en el sendero,
quién llenó nuestras vidas de bramidos,
quien puso tanta hiel en nuestras copas...
Para poder culpar solo al destino?
... 
Nosotros, sí, nosotros,
sin querer ciegos y a tientas
corroídos de dudas y caprichos,
ansiosos nos buscamos
cual feroces enemigos,
plenos de adoración al encontrarnos,
tratamos de hacernos daño mas profundo,
como si tan solo en este mundo,
nos deleitara, la fruición de herirnos.
...
Hacemos nuestros seres tan sensibles,
y sin querer y sin saber, nos hacemos daño.
...
¿Por qué, si tanto nos amamos,
y entre seres que se aman y adoran,
comunicación completa debe haber,
 nosotros que tanto nos amamos...
No nos logramos comprender?
...
Jorge Naonse  Junio 1969
Derechos Reservados


Junto al Rio

Hermoso atardecer muy pleno de esplendor,
en arenas tan calientes, flores tomando sol.
...
Jugábamos a la paleta y la pelota le tirábamos,
ellas sonrientes nos alcanzaban, y que bella era,
mas, ese anillo en su dedo, me intrigó...
Con penas en el alma, me intrigó la tarde entera.
...
Su amiga se había ido, junto con mi amigo,
hasta el crepúsculo quedé mirando...
Tan claros y dulces ojos, y mirada de tenue brillo.
...
En la oscura noche, buscando mi camino,
era tanta la bruma que cubría mi sino,
trazos y senda, creí hallar en ese día...
Mas, cuenta me dí, de otro  serías.
...
Con tesón y mucha insistencia
acercándome fuí, lento y pausado,
y con audacia allí te encaré,
y fué en el Ancla de ese rio,
allí te dije, cuando no sé, alguna vez,
tu corazón, tu corazón será mio.
...
Nada respondiste, de reojo mirabas,
y tenuamente, dulce sonrisa asomabas.
...
Y fué en ese instante, cuenta me dí,
tu sonrisa, no demostraba enojo,
y tu te marchabas, y yo te miraba.
...
A ese lugar, volví al siguiente día,
a casi media hora, opté por el regreso,
mas de pronto apareciste casi de la nada
y yo te ví, tu silueta vi llegar,
eras tú, y decidiste regresar.
...
Por vez segunda de nuevo te abordé,
y tu sonrisa, diferente fué,
preguntaste lo que pretendía,
y yo te respondí, a tí, a tí pretendo,
con desparpajo dije y puse mucho empeño,
y no descansaré, hasta ser tu dueño.
...
Y tú te sonrojaste, lo ví en tu semblante,
y tus mejillas, tan rojas se pusieron,
yo soy casada triste respondiste,
y sin rodeos en ese mismo instante...
De la mano, de la mano me tomaste.
...
Fijamente te miré.¿ Tú amas a tu esposo?
Solamente, simplemente pregunté,
y de tus ojos, dos lágrimas rodaron,
a través de tus mejillas, se fueron deslizando,
hablar no podías, estabas sollozando,
y tu rojo semblante, tu semblante rojo...
Mi ser en cuerpo y alma, ya lo estaba amando,
y que bonito era, tu dulce semblante,
y cuenta me dí, en ese mismo instante,
tu roto corazón, también sufría llorando.
...
Pasamos muchos meses, siempre junto al rio,
jamás volví a indagar, y menos preguntar,
vivir lo nuestro, era un desafío,
de lo demás, todo daba igual, nada importaba,
vivir los dos, lo nuestro fué sincero,
así lo comenzamos, en ese mes de Enero,
y varios meses jamás de amar dejamos,
y solo en nosotros, así los dos pensamos,
desde esa tarde que te ví, así tan junto al rio,
me enamoré de tí, y no te miento,
y solo pensé, vivir nuestro momento,
hasta ese día, que tu me dijiste,
él, vino a buscarme, y yo, no quiero irme,
mas yo no te retuve, y tejé ir.
...
¿Por qué no te retuve? Aún no logro explicarme,
y tú me besaste, me besaste al dejarme.
...
Jorge Naonse 15/05/1967 

Felices Fiestas

Por el sendero de la vida, 
alguien marca nuestros destinos,
unicamente lo sabremos
los que en ello,así creemos.
...
Todas respuestas nunca hallaremos,
en muchas cosas nos conformamos,
y otras cosas descubriremos...
Y sentimientos, reprimir no podremos.
...
Ver nuestros sueños así destrozados,
es que nos lleva a preguntarnos.
¿Razón teníamos? No lo sabemos,
cuantas veces equivocarnos.
...
Algunas veces quizás podremos
resucitar tiempos pasados,
la mente en blanco no la tendremos...
Presente y pasado, estarán grabados.
...
Ganas tendría de preguntarte,
algunas cosas responderías,
siempre que así, tú lo quisieras...
Decidir tendrías, siempre podrías.
...
Única y sola de tu camino,
lo que decidas tuyo sería,
como es la vida, es tu ilusión...
Esas so cosas del corazón.
...
A nadie le importa mas que a tí,
si lastimar tú no quisieras
inalterable será tu decisión,
ganas tendría yo de abrazarte,
amiga dulce, de corazón.
...
Fué en ese dia que a tí escribí,
eso que a otra destinado era,
lo que allí a ti yo dije
imaginarlo nunca siquiera.
...
Como las cosas así suceden
es tan difícil entenderlo
y menos fácil comunicarlo.
...
Felices Fiestas nos deseamos,
inigualables quiero que sean,
en este año que terminamos 
sé que tus sueños se cumplirán,
ten mucha fé y esperanza,
allí estaré, siempre contigo,
solo quiero que lo recuerdes...
Simplemente, soy tu amigo.
...
Jorge Naonse diciembre 2008


sábado, 23 de julio de 2011

Ausencias (2)

 En este triste lugar miro esa cama vacía,
en mi alma, me invade la tristeza,
negra y áspera, en esta noche fria...
Mi alma confundida, llena de sorpresas.
...
Y tú, no estás conmigo, tan despacio y lentamente,
abandonas tu lugar, te fugas al vacío tristemente.
...
La oscura noche se presenta,
como el triste torbellino,
cielo cubierto de nubes y amenazas de tormenta,
el viento las arrastra con ese tinte negro,
del mismo color se va tiñendo...
como las tristezas de mi pensamiento.
...
Con angustia me pregunto...
¿Donde tú estarás?
Y por mas que busco y busco
a tí, no puedo hallar.
...
¿Donde estarás tú?
Sin tí, no quiero estar,
y lentamente alejándote estás,
de este, nuestro lugar.
...
¿Acaso es que tú huyes?
Que a tí no puedo hallar,
o quizás tu no quieres
acercarte a mí
si es así como lo quieres...
Yo, yo me alejaré de tí.
...
Jorge Naonse 05/10/1964

Poema 20 y Neruda



 


Emerge tu recuerdo de la noche en que estoy.
El río anuda al mar su lamento obstinado.

Abandonado como los muelles en el alba.
Es la hora de partir, oh abandonado!

Sobre mi corazón llueven frías corolas.
Oh sentina de escombros, feroz cueva de náufragos!

En ti se acumularon las guerras y los vuelos.
De ti alzaron las alas los pájaros del canto.

Todo te lo tragaste, como la lejanía.
Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue naufragio!

Era la alegre hora del asalto y el beso.
La hora del estupor que ardía como un faro.

Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego,
turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio!

En la infancia de niebla mi alma alada y herida.
Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Te ceñiste al dolor, te agarraste al deseo.
Te tumbó la tristeza, todo en ti fue naufragio!

Hice retroceder la muralla de sombra,
anduve más allá del deseo y del acto.

Oh carne, carne mía, mujer que amé y perdí,
a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto.

Como un vaso albergaste la infinita ternura,
y el infinito olvido te trizó como a un vaso.

Era la negra, negra soledad de las islas,
y allí, mujer de amor, me acogieron tus brazos.

Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta.
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro.

Ah mujer, no sé cómo pudiste contenerme
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos!

Mi deseo de ti fue el más terrible y corto,
el más revuelto y ebrio, el más tirante y ávido.

Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas,
aún los racimos arden picoteados de pájaros.

Oh la boca mordida, oh los besados miembros,
oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados.

Oh la cópula loca de esperanza y esfuerzo
en que nos anudamos y nos desesperamos.

Y la ternura, leve como el agua y la harina.
Y la palabra apenas comenzada en los labios.

Ese fue mi destino y en él viajó mi anhelo,
y en él cayó mi anhelo, todo en ti fue naufragio!

Oh, sentina de escombros, en ti todo caía,
qué dolor no exprimiste, qué olas no te ahogaron!

De tumbo en tumbo aún llameaste y cantaste.
De pie como un marino en la proa de un barco.

Aún floreciste en cantos, aún rompiste en corrientes.
Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo.

Pálido buzo ciego, desventurado hondero,
descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Es la hora de partir, la dura y fría hora
que la noche sujeta a todo horario.

El cinturón ruidoso del mar ciñe la costa.
Surgen frías estrellas, emigran negros pájaros.

Abandonado como los muelles en el alba.
Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos.

Ah más allá de todo. Ah más allá de todo.

Es la hora de partir. Oh abandonado!




Poema 20



Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Pablo Neruda









viernes, 22 de julio de 2011

Nuestro Septiembre

¿Tú, lo recuerdas?, Fué en Septiembre,
a escasos días, la primavera
el año setenta y uno casi se iba...
Y mía tu fuiste por vez primera
y tuyo fuí, la vida entera.
...
¡Cuantas cosas hubieron pasado!
Mas nosotros habíamos trazado
nuestros caminos esperanzados.
...
Así logramos llegar al día,
nuestras vidas se entrelazaron
desde ese día y fué por simpre,
así lo siento, mi dulce vida...
Y vivirlo quisiera, eternamente.
...
Muy dura fué esa, nuestra lucha,
mas, nuestra fé fué grande y mucha,
se interpusieron a nuestro paso,
mas, nosotros marcamos nuestro camino...
Con el mismo rumbo, a dos destinos.
...
¿Tú lo recuerdas?, Fué en Mendoza.
...
Aún lo recuerdo como embriagado,
las últimas nieves de ese invierno
se derretían sobre ese suelo,
y en cuerpo y alma nos elevábamos...
Emprendiendos juntos el mismo vuelo.
...
¡Como olvidar vibrante cuerpo!
En ese envase tan rosa y puro,
y nosotros fundidos, en un alma,
envueltos en llamas y futuro.
...
Fué tan corto el tiempo...
Tan solo días, allí,  en Mendoza,
fuiste vida y pensamiento...
Y de las flores, la mas hermosa.
...
Nada fué fácil, mas juntos lo hicimos,
también hubo errores y desatinos,
más juntos, así logramos...
Forjar de acero, nuestro camino.
...
El paso del tiempo nos fué madurando,
los años se han ido y juntos crecimos,
y aún hoy, yo sigo pensando...
Si nacimos, si nacimos,
fué para amarnos.
...

Jorge Naonse Septiembre 2009
Derechos Reservados

martes, 19 de julio de 2011

Amor juvenil


Profundas llagas en mi quedaron,
desde ese año que a tí conocí,
creí poder, harlas borrado,
mas aún siguen, dentro de mí.
...
Recuerdos y trazos de días felices,
los años los llevan, lejos se van,
vagos recuerdos de dulces caricias,
ya dentro mío, no quedarán.
...
Tan sensibles los dos, hubimos de ser,
nuestras heridas abiertas están,
ni el paso del tiempo años perdidos,
curarlas no pueden, allí siempre estarán.
...
Amor juvenil, belleza profunda,
dos seres que nunca pudimos lograr,
corazón y cuerpo en uno se fundan...
Solo logramos, muy lejos estar.
...
Fugaces momentos, llenos de ensueño,
el tiempo nuestro no supimos hallar,
y luego el recuerdo tan solo el recuerdo,
cobijó nuestras almas sin nunca marchar.
...
Con el triste sendero sumido en nosotros,
nunca supimos las fuerzas hallar,
y a los dos nos marcó, y nunca marchó,
y jamás lo pudimos, los dos desterrar.

Jorge Naonse  1967 / 1969
Derechos 762.612

jueves, 14 de julio de 2011

Viejas Heridas

Después de casi dos años
aún, persigues mi camino.
¿Por qué aún te recuerdo
y no consigo dejarte en el olvido?
...
Tus verdes ojos aún  están en mí,
ocupan mi memoria con ese dulce fuego,
amargo desencanto y frio desatino.
...
Como quisiera olvidarte,
y borrarte, no puedo de mi sino,
y aún sigues viva en mi mente,
tangible en mi memoria...
Lejana, y aún presente.
...
Si apenas fueron cinco,
esos tristes años de mi vida
que junto a tí pasé, con altibajos
con heridas y tristezas
aún hoy, después de tanto tiempo
no puedo o no quiero desterrarlos
y permanentemente siguen y viven...
Llenando con angustias mi cabeza.
...
Aún, estás dentro mío
amada y odiosa Seherezahade,
y mi mente no consigue
no puede o no quiere alejarte de mí.
...
¿Qué es lo que está sucediendo,
ocupas espacios en mi memoria,
por qué hoy, por qué ahora?
Si pocos fueron, los gratos momentos
vividos en nuestra aurora.
...
Y aún estás, tan dentro mío
como una llaga haciéndome daño,
removiendo viejas heridas
y desterradas creí en ese año.
...
Pareciera que una parte de mí memoria,
sin poder desligarse, unida sigue a tí,
será que mi mente tan decidida y fuerte
se hubiera quebrado en este año,
y esos malditos recuerdos regresaran,
como ráfagas, solo a hacerme daño.
...
Después de casi dos años,
no puedo yo borrarlos
me lastimo y y me quebranto,
tanto tiempo ha transcurrido
y aún, no lo consigo,
sacarte de mi mente,
dejarte en el olvido,
desterrar mi pensamiento,
quisiera en este día,
y borrar de mi memoria,
esos tiempos, aquellos días.
...
Jorge Naonse  1967

QUISIERA SER,



domingo, 10 de julio de 2011

Desearía ser,

Desearía ser tu mar
y en mi, te sumergieras,
envolverte entre las aguas,
y en mi, tú te envolvieras.
...
Desearía ser tu brisa
y envolverte como manto,
acariciar cada rincón
de tu cuerpo con mis manos.
...
Desearía ser tu fuego,
encenderte a cada instante,
abrasarnos mutuamente
sin paz, y sin sosiego.
...
Desearía ser salvaje
como tigre embavecido,
y de a poco saborearte...
Como fiera enloquecido.

...
Jorge Naonse 2009

viernes, 8 de julio de 2011

¿Pasado Olvidado?















Elisa's Designs

Photobucket








¿Pasado olvidado?

Photobucket


Quebrantos, sombras, e intrincado camino,
el negro Domingo, acercaba su paso,
llagas y penas, marcaba el destino,
e intensa niebla, nos llevaba al ocaso.
...
Tu corazón acallaste, con indómito afán,
suprimiste tu amor, con tu orgullo y desdén,
mas, sacarlo de adentro, no pudiste lograr...
Y encerraste tu alma, en el loco vaivén.
...
Quebraste el sentido, del amor y la vida,
con afán despreciaste, el sentido del ser,
pasó el tiempo y mis ojos, vieron la herida,
te infringiste a ti misma, la ví renacer.
...
Recorriste caminos, acallando momentos,
el corazón lo cambiaste por eterna fiereza,
mas nunca pudiste ahogar sentimientos...
Todo lograste, y tu vida llenaste,
y mucho perdiste, amor puro y belleza.
...
Conquistaste la vida, y lograste hazañas,
y casi todo creiste haberlo logrado,
bastaron momentos, recordando pasado...
y cuenta te diste, el pasado te daña.
...
Aún sigues pendiente, de tu logro obtenido,
renacer sentimientos, así pudiste borrar,
mas, tener los momentos del amor conocido...
En tu mente y recuerdos, por siempre han de estar.




Photobucket


AUTOR: Jose Gennaro.


jueves, 7 de julio de 2011

Dos anhelos

Ojos tan bellos, jamás pude olvidar,
luna y estrellas reflejando candor,
solo con verlos, era soñar,
despertares del alma, incesante fragor.
...
Tan tenues de noche, la margen del rio,
proyectando sueños, despertar de pasiones,
amaneciendo tu y yo, sorprendente rocío...
el alma abrasada, ilusión y emociones.
...
Insinuábase el alba, iba el sol emergiendo,
su tenue luz, atravesaba los cielos,
juntos nosotros, capturar los momentos,
fundirnos los dos, ese fué nuestro anhelo.
...
Cabalgábamos juntos, con estrella y sendero,
armonías y canto, soñando la luna,
tan intenso verano, ese fuego de Enero...
solo amarnos quisimos, con pasión y locura.
...
Vivir el momento, ese fué nuestro anhelo,
despojar la codicia, ni soñar con riquezas,
vivir con el alma, fundir ese Enero...
El amor conocimos, y su inmensa grandeza.
...
Cada instante y momento vivir plenamente,
sentimos caricias vivimos dulzuras,
en un solo sentir con el alma y la mente...
Entregarnos y amar, fué nuestra locura.

Jorge Naonse 15 / 05 / 1968
Derechos Adquiridos

lunes, 4 de julio de 2011

Dos caminos

¿Recuerdas, dulce Seerhezahade?
En Mar del Plata, recomenzamos.
...
Fué en ese verano lleno de encanto,
comenzaba nuestro segundo intento,
el primero, había fracasado
al poco tiempo de comprometernos.
...
De nuevo juntos, volver a comenzar,
lo que había fracasado por vez primera,
y tú volviste a mi, quisite reanudar...
Lo que se fué, antes de la primavera.
...
Jamás te fuí a buscar,
aunque mi corazón se desgarraba,
jamás fuí hacia tí...
Y por dentro, por dentro me quemaba.
...
Te apareciste, de repente y de la nada,
perdón pediste, por lo que te pasaba,
y con lágrimas en tus ojos me dijiste
arrepentida estoy, y yo, te creí.
nuevamente te creí, y volví a tí.
...
No estabas segura.
¿Por qué volviste a mí?
...
Nuestros caminos se habían abierto.
¿Por qué, no lo dejaste así?
Y nuestras almas, hacia camino incierto,
recomenzaron a sufrir.
...
En esta tarde gris de otoño me pregunto,
mientras las hojas muertas van cayendo,
mi triste sombra camina en este parque...
Mi corazón de tristeza está muriendo,
por mas que pienso y pienso,
mi alma nunca lo comprendería,
y luego fué el fracaso,
y por vez segunda, de nuevo aparecía.
...
Si como amigos, inseparables fuimos,
en nuestro amor, nuestro triste amor,
jamás supimos mas que hacer,
y nuestros problemas, jamás, 
jamás, supimos resolver,
un amor que nunca florecía...
Y solo pena y daño nos hacía día a día.
...
Y fué por eso, y juntos lo hicimos,
en nuestro triste amor abrirnos tuvimos...
Abrirnos, en dos caminos.
...
Jorge Naonse 1961 / 1965

domingo, 3 de julio de 2011

Nostalgias Y Recuerdos


¿Dices que no te quiero,
es que olvidas acaso 
lo que tú, me has hecho?
...
Con furia brutal me fuí de tu casa,
corrí por las calles, me fuí de tu vida,
y allí se quedó, mi alma triste y herida.
...
Por el mundo vagué a borrar el ayer,
por caminos rodé, cai mas abajo
mas, nunca un reproche lograste saber.
...
¿Qué quieres que diga,
qué quieres que sienta?
Si solo supiste, hacerme sufrir.
...
El mundo es redondo
y un hilo lo abraza
si el hilo es la vida,
y caminamos por el
es justo que un día
aún sin querer
tu senda y la mia
se crucen de nuevo
aunque poe eso...
Tengamos que ver.
...
Tu vida está hecha, la mia, tal vez,
que importa si vivo o si quiero. 
¿Qué es lo que quieres, que quieres saber?
...
Ya basta, no pienses, el mundo es así.
¿Qué es lo que quieres?No pienses en mí.
...
Ya hay otro ser y no sabe,
culpa no tiene de nuestros errores,
ignora lo malo, no sabe de horrores.
Nada puedo hacer, perdona no llores.
...
Yo sé, no es tu culpa,
tampoco la mía 
ese día te fuiste
buscando otro rumbo,
nunca te dije, yo no lo haria,
y tampoco, seré siempre tuyo.
... 
Las faltas se pagan,
yo supe que sí,
o acaso tu crees
que yo fuí feliz.
...
Jamás pienses amar para siempre,
se pasa la vida, el pensamiento
quiere hallar algo nuevo,
que mundo que es este
que vida la nuestra,
ayer no hubo nada
y hoy reproches inertes.
...
¿Por qué tu me acusas
y pides perdón?
No ves que no quiero
recordar mi pasado,
traté de borrarlo
y me fuí por el mundo,
traté de olvidarte
y no pude lograrlo.
...
No quiero ya verte y saber mas de ti,
vé por la senda por otra ilusión
hay tantos que aman y dicen querer,
tú eres bonita, a ti te querrán.
¿Por qué no te marchas y déjame en paz?
...
No ves que no olvido,
siente mi ira, siente mi odio,
tú, no te das cuenta, 
no ves que me enciendes 
con fuego mortal
no ves que soy llama
y quiero quemarme,
abrasarme por siempre,
pero en tí, no, jamás.
...
Tú no comprendes
que siento y que quiero,
tu buscas tu dicha,
nunca lo creas, en mi,
jamás la hallarás,
lo nuestro quizás
hubiera podido
mas, yo te repito,
nuncan nunca podrá.
...
Así quedó mi vida,
desecha quedó,
ya, no hay hacia atrás,
tantas veces los hubo...
¿Por qué uno mas?
...
Ya basta, no quiero saber
no quiero mirarte 
o me pongo a temblar,
y con furia asesina
comienzo a estrujarte
fundiéndome en tí,
no quiero eso nunca
ya, vete de mí.
...
Regresa a tus cosas
lo nuestro se ha ido, 
y allí se quedó, 
se perdió en el olvido,
se acabaron las rosas 
y el camino de fé,
nosotros culpables
creamos un mundo,
sin fuerza alguna 
sin saber que hacer,
quizás no supimos,
quizás no pudimos
saber nantener.
...
El viento mas tenue
la brisa mas leve...
Logró detetener.
...
Ya basta, te dejo y me voy,
el mundo es tan grande,
quizás algún día 
logres tu meta,
también tu ilusión...
Ya, no quiero mas nada
y no pidas perdón.
...
Jorge Naonse 
05 / 11 / 1965
 

sábado, 2 de julio de 2011

INVIERNO


Día gris, nublado y con viento,
el asomar del sol no aparece
llenos de sombras, mis pensamientos
en este invierno que todo ennegrece.
...
Húnedas calles con tristes sombras,
árboles secos sin fronda están
las imágenes que nos rondan
como fantasmas se quedarán.
...
Amaneceres sin tibio sol
en tristes penumbras sumen la vida,
débil ocaso de atardeceres,
agrestes momentos en nuestro amor.
...
Gélidos días tan destemplados
dejan penumbras en nuestos cuerpos,
traen recuerdos tan olvidados...
Leves nostalgias, infértil desierto.
...
Noches tan largas que nunca acaban,
tan cortos días casi sin alba,
atardeceres mudos, casi sin habla,
apoderándose de nuestras almas.
...
Fría llovizna, áspero cielo,
que nos invaden tan lentamente,
frondas secas, cubren los suelos,
y nuestras almas y nuestras mentes.
...
Noches sin calma, presagian tormenta,
gestándose van, en nuestras cuerpos,
helados días sin darnos cuenta...
Sin percatarnos, matamos lo nuestro.
...
Destellos de luz, ensombreciendo fuimos,
apagamos las llamas de nuestro fuego,
nada quedó, todo perdimos...
Esparcidos quedamos, los dos en el cieno.
...


Jorge Naonse  
Derechos Reservados

viernes, 1 de julio de 2011

Dos senderos

Si pudiera ser tu luna
y reflejarme así en tus ojos,
si pudiera ser tu estrella
y siguieses tu mi huella,
esrtujarte entre mis brazos
quisiera en este día,
 con garras abrazarte
y sentirte solo mia.
...
Fundir ya nuestros cuerpos
los dos en uno mismo,
y así los dos en uno
compartir el mismo abismo,
encendernos a cada instante
como rayos de tormenta
abrasarnos el uno al otro,
en ese fuego eternamente.
...
Arrebatarnos mutuamente,
de caricias y momentos,
en este fuego diferente
fundirnos dos, en sentimiento,
envolver ya nuestros cuerpos
en el mismo torbellino,
y lograr que dos destinos...
Juntos logren el camino.

Jorge Naonse 1971