martes, 26 de junio de 2012

Delicioso Setiembre

Bajo las estrellas te sentí tan mía
con brillo lunar te miré a los ojos,
fué el intenso amor, el que nos unía...
Parpadeo de astros, tibieza y sonrojos.
...
Y fué aquel instante de inmenso delirio
y dulce sonrisa, siempre floreciente,
conjugando dos vidas, un tierno idilio.
Amar uno al otro, con fuego imperenne.
...
Buscar lo imposible, muy juntos hallamos,
ese sueño inefable, con dulce armonía,
anhelos. caricias, los dos despertamos.
...
Instantes de amor, rimaba poesía,
flores de vida, los dos compartimos,
y  fuí siempre tuyo, y aún sigues tan mia.
...
Los años transitan en crepúsculo amado,
ansias vividas, recordaremos por siempre,
recorrimos muy juntos, el camino soñado...
Añorando por siempre, delicioso Setiembre.
...

Jorge Naonse 2012

domingo, 24 de junio de 2012

Vetusto arcón (3)

En el viejo arcón de mis recuerdos,
me sumerjo en los momentos de mi vida,
como trazos se dibujan en mis sueños,
pensamentos, dulces frases, diluidas.
...
 Las tristezas afloran en mis dias
y desatan remolinos tan arcanos,
van borrando los instantes de mi vida
van dejando mi tormento tan cercano.
...
Es el gris amanecer de mis ensueños,
y se enmadeja en telaraña de recuerdos,
entristece el alma entera con un sueño...
Y el callado corazón sufre en el tiempo.
...
Debajo de tu tapa se han quedado
un sinfín de mis anhelos perimidos,
continuarás permanente así cerrado...
Y guardarás mis sueños mas queridos.
...
Ya nunca mas veré el dulce encanto,
por siempre ahogaré mi sentimiento,
no temas corazón, no habrá mas llanto,
el recuerdo también se irá, con paso lento.
...

Jorge Naonse 2012



Serás

Serás aliento de mar, serás nostalgia
cuando se aleje tu boca y no regrese.
Serás mi brisa cuando no sople el viento,
serás el fuego más allá de las palabras.

Serás el cielo, vacío de mis páginas,
y la plegaria que anuncie mi partida
cuando el dolor, este mundo y nuestra vida
se lleven todo y no me dejen nada.

Gustavo Salesky

lunes, 18 de junio de 2012

JUNTO AL RIO (1)

Hermoso atardecer muy pleno de esplendor,
en arenas tan calientes, flores tomando sol.
...
Jugábamos a la paleta y la pelota le tirábamos,
ellas sonrientes nos alcanzaban, y que bella era,
mas, ese anillo en su dedo, me intrigó...
Con penas en el alma, me intrigó la tarde entera.
...
Su amiga se había ido, junto con mi amigo,
hasta el crepúsculo quedé mirando...
Tan claros y dulces ojos, y mirada de tenue brillo.
...
En la oscura noche, buscando mi camino,
era tanta la bruma que cubría mi sino,
trazos y senda, creí hallar en ese día...
Mas, cuenta me dí, de otro  serías.
...
Con tesón y mucha insistencia
acercándome fuí, lento y pausado,
y con audacia allí te encaré,
y fué en el Ancla de ese rio,
allí te dije, cuando no sé, alguna vez,
tu corazón, tu corazón será mio.
...
Nada respondiste, de reojo mirabas,
y tenuamente, dulce sonrisa asomabas.
...
Y fué en ese instante, cuenta me dí,
tu sonrisa, no demostraba enojo,
y tu te marchabas, y yo te miraba.
...
A ese lugar, volví al siguiente día,
a casi media hora, opté por el regreso,
mas de pronto apareciste casi de la nada
y yo te ví, tu silueta vi llegar,
eras tú, y decidiste regresar.
...
...
Jorge Naonse 15/05/1967 

Junto al río (2)

Por vez segunda de nuevo te abordé,
y tu sonrisa, diferente fué,
preguntaste lo que pretendía,
y yo te respondí, a tí, a tí pretendo,
con desparpajo dije y puse mucho empeño,
y no descansaré, hasta ser tu dueño.
...
Y tú te sonrojaste, lo ví en tu semblante,
y tus mejillas, tan rojas se pusieron,
yo soy casada triste respondiste,
y sin rodeos en ese mismo instante...
De la mano, de la mano me tomaste...
...
Fijamente te miré.
 ¿ Tú, amas ese hombre?
 Solamente, simplemente, pregunté.
 ...
Y de tus ojos, dos lágrimas rodaron,
a través de tus mejillas, se fueron deslizando,
hablar no podías, estabas sollozando,
y tu rojo semblante, tu semblante rojo...
Mi ser en cuerpo y alma, ya lo estaba amando,
y que bonito era, tu dulce semblante,
y cuenta me dí, en ese mismo instante,
tu roto corazón, también sufría llorando.
...
Pasamos mucho tiempo, siempre junto al rio,
jamás volví a indagar, y menos preguntar,
vivir lo nuestro, era un desafío,
de lo demás, todo daba igual, nada importaba,
vivir los dos, lo nuestro fué sincero,
así lo comenzamos, en ese mes de Enero,
 en mucho tiempo jamás de amar dejamos,
y solo en nosotros, así los dos pensamos,
desde esa tarde que te ví, así tan junto al rio,
me enamoré de tí, y no te miento,
y solo pensé, vivir nuestro momento,
hasta ese día, que tu me dijiste,
él, vino a buscarme, y yo, no quiero irme,
mas yo no te retuve, y tejé ir.
...
¿Por qué no te retuve? Aún no sé explicarme,
y tú me besaste, me besaste al dejarme.
...
Jorge Naonse 15/05/1969

domingo, 17 de junio de 2012

VIEJO, MI QUERIDO VIEJO ( ALFREDO LEUCO)

Viejo mi querido viejo
Viejo, mí querido viejo. Ahora ya camina lerdo, como perdonando el viento. Yo soy tu sangre mi viejo, yo soy tu silencio y tu tiempo. La canción de Piero es una radiografía de lo que pienso. Yo soy su sangre así como él fue la sangre de Samuel y como Diego es mi sangre en pleno crecimiento y desarrollo. Esa cadena es blindada. Irrompible. No me entra en la cabeza que existan hijos peleados con padres y viceversa. No sabría como vivir sin ese combustible y ese afecto. Me estremezco de solo pensar en ellos. En mi viejo y en mi hijo. En sentirme un eslabón entre ambos. En haber experimentado en el cuerpo el paso de los años y los distintos roles que la vida nos va dando. Recuerdo mis peleas de rebeldía con quien soñaba tener un hijo farmacéutico, formal y cortés y le salió un vago militante que hizo del Bar Mitzvá solo por respeto hacia él y que no se casó con una chica judía. Premio consuelo papi: Silvana, de segundo nombre se llama Sara y parece medio sefaradí.

Todavía le sigo pidiendo consejos a mi viejo pero hubo un momento en que él me los empezó a pedir a mí. Cuando comprobó que yo me podía ganar la vida con honradez y compromiso, creo, que me dio el título de hombre y pasó a darle más valor a mi palabra que a la suya. Esa transición es impresionante y cada vez se hace con una edad más temprana. Yo tomo las decisiones más importantes de mi vida profesional pero en muchos casos le pido la opinión a Diego y suelen ser de una madura sensatez que me asusta.

La última vez que pasamos casi tres días juntos con mi viejo y mi vieja, jugamos en la pileta del hotel de Carlos Paz como cuando yo era chico y él me ensañaba a nadar. Jamás en mi vida olvidaré esa sonrisa cuando salió del agua después de haber nadado con estilo y velocidad. Hablamos de todo. Una noche en la cabaña me preguntó ante mi asombro: “¿Qué es el twitter?”. Es que nada de lo humano le resulta ajeno. Es curioso, inteligente, siempre quiere saber y aprender más. Y a la noche me contó otra vez esa historia de cuando uno de sus hermanos por huir de los nazis se tiró a un río maldito y polaco y nunca más apareció. Lloramos los tres.

Los Lewkowicz somos flojos de lágrimas. Y lo digo con orgullo. El que no sabe llorar no sabe reir. Y yo aprendí a su lado ambas cosas. A gritar juntos un gol y a reírnos de los gorritos de Talleres bailando en nuestras cabezas. Y a quebrarnos hasta el desgarro del alma cuando viajamos en el tiempo hasta ese día cruel y ateo en el que mi zeide, su viejo, el fortachón y rudo campesino y panadero murió en plena calle cordobesa con su cabeza golpeando contra el cordón de la vereda. Quiso laburar hasta el último aliento y lo hizo. Tampoco olvidaré jamás su cara desencajada que no podía parar de lamentarse por semejante tragedia. Recién ahora me doy cuenta que el zeide murió tan joven. En esa época yo era chico y el zeide me parecía viejito. Es lo que estoy tratando de explicar desde el principio. Como cambia la perspectiva a medida que pasan los años en la relación padre e hijo que es una de las mas maravillosas y profundas que existen en la vida. Lo único que no cambia es el pedido, casi el ruego: “Cuidate mucho por favor”. Siempre me lo dice Mayor y siempre se lo digo a Diego.

Esa entrega que hace que uno sea capaz de dar la vida por los hijos es el acero más resistente que conozco. Es invencible. Por eso Samuel que era de menos palabras todavía que Mayor sorprendió el día que le entregó todo lo que tenía simplemente porque mi viejo lo necesitaba. “La casa es tuya, hace lo que quieras”. Eso fue todo lo que le dijo. Mi viejo la hipotecó para comprar la farmacia y concretar el sueño. Samuel había dejado la espalda quebrada y las manos callosas para levantar esa casa. Esa generosidad, ese sacrificio, esa honradez, esa apuesta a no arrodillarse ante nadie pero tampoco a hacer arrodillar a nadie es lo mejor que me pasó en la vida. En esos valores me formé y esos valores transmito. La ética es también una forma de egoísmo. Porque nos hace bien a nosotros. Nos permite dormir en paz. Nos permite sentir orgullo por lo que hacemos y por lo que somos. Durante mucho tiempo fui el hijo de Mayor. En cierto momento me di cuenta que algunos pasaron a decir que Mayor era el padre de Leuco. Por suerte, kenore, diría la Esther, de a poco están empezando a decir que soy el padre de Diego. ¿Qué mas le puedo pedir a la vida?

ALFREDO LEUCO

jueves, 14 de junio de 2012

IMAGINÁNDOTE

Imaginándote desde la primera noche,
fui adivinando cada minuto de tu piel,
cada centímetro de aroma y de tu pulso,
cada segundo de mi tiempo y de tu ayer.

Sentí completo el corazón con tus abrazos,
con tu sonrisa, con tu alma, con tus sueños.
Cada momento al lado tuyo es un milagro,
un regalo de Dios que no merezco.

La mujer de mi vida, eternamente...
lo supe siempre, desde el primer suspiro.
Quiero fundirme con vos en este beso
e imaginarte arropando a nuestros hijos.

Gustavo Salesky

martes, 12 de junio de 2012

¿ QUÉ PASÓ?

Día 15 de febrero de 1978.

Amanecer de un caluroso verano, hora 2 de la madrugada,
me aprestaba a ir de vacaciones a la costa ( Santa Teresita),
íbamos en mi ford falcon, mis padres Pascual y Rosa, mi esposa
Teresa y mi hija valeria de tres años.
Siempre que iba de vacaciones, salía a esa hora, mas o menos.
A las tres, estábamos en la ruta 11, plena noche, íbamos no
a mas de cien, tranquilos, la ruta estaba despejada.
A eso de las cuatro de la madrugada, cuando estábamos 
por cruzar debajo un puente, se apagaron las luces del 
auto y se detuvo, de pronto, veo como un centellazo
en el cielo, me bajo del auto, levanto el capot, y nada,
la batería se habia muerto, era nueva, le hago un puente
entre los bornes y nada, ni la mas mínima chispa.
Se baja mi padre y me preguntó que pasaba,
no sé respondí, el auto era relativamente nuevo 
y la batería la había comprado no hacía mas de dos meses.
Con una linterna, miro y miro sin hallar explicación alguna.
(No soy un mecánico, pero con el ford, me daba bastante maña.)
Así, estuvimos como quince minutos, de pronto, entre las sombras,
se acercaba la silueta de una persona, era un hombre con una especie
de piloto para la lluvia, me preguntó lo que pasaba, le dije que no sabía,
que la batería no tenía corriente para nada, el hombre me dijo, que raro,
y se fué.
Cuando el hombre desapareció, luego de unos minutos,
veo como un pequeño fulgor entre la arboleda,
mi padre y yo, nos sentamos en el auto, junto a los demás,
hasta ver que hacer, cuando amaneciera.
La llave de contacto, había quedado conectada,
de pronto, escucho un ruido, y el motor, comenzó a funcionar.
Hicimos el viaje de ida y vuelta, sin ningún problema.
???????????????????????????????

domingo, 10 de junio de 2012

Brisas

Como el fuerte viento que se aleja
serás la brisa actual de mis recuerdos,
con un intenso afán a mi regresas
trayéndome nostalgias y momentos.
...
Serás para mi, la lluvia cristalina
rociándome la piel con tu frescura,
serás la amarga hiel que me destinas,
o serás lejana estrella en mi locura.
...
Cuando todo se acabe y nada quede,
serás la luz lejana en mis recuerdos,
un triste anochecer el que se lleve...
Nostalgias y tristezas, mi desvelo.
...
Ya nunca ahondaré en mi pensamieto
 mendaz palabra de tu boca,
en ese vaivén de mis tormentos...
Así sosegaré, mi furia loca.
...
Y aún en el afán de mis tristezas,
recordaré la dulce brisa de tus besos,
se han ido los momentos de tibieza,
y sola queda el alma y el recuerdo.

Jorge Naonse 1967 / 1969

VACÍO

Todos los años, perdidos y malgastados
en el mismo lugar.
Las horas de felicidad, tan lejanas.
El pasado rico en esperanzas,
el futuro gris que sólo promete mi muerte.

Justo en la mitad de mi camino,
hay días que me veo desde lejos.
¿Fui parte de la película de alguien?
¿O protagonista de un monólogo vacío?

Tengo tiempo todavía, pero espero
no seguir desperdiciando mi poesía.
No quiero llegar al arco iris
y ver vacíos el corazón y el alma,
mis huellas borradas por el viento
y la arena quieta en el reloj.

Gustavo Salesky

jueves, 7 de junio de 2012

SOLO MÍA


Sos sólo mía y le agradezco al Cielo
poder dormir al lado de la Luna,
poder soñar con vos y el Universo,
el Universo entero en tu cintura.

Sos sólo mía y desde que te tengo,
puedo vivir cada minuto de mi vida
en paz con Dios, conmigo y con el mundo,
y con el mundo entero en tu sonrisa.

Sos sólo mía y cada día que pasa,
puedo volar más lejos cada hora,
y cada hora sentir que las estrellas
brillan de día, al extrañar tu sombra.


Gustavo Salesky

miércoles, 6 de junio de 2012

MEMORIA

Miramos al pasado que separa
en dos partes iguales la memoria.
El futuro será seguramente
más justo, más digno y más humano.

La esperanza se renueva cada día,
aunque duelan las próximas derrotas.
La verdad bajo la manta no está oculta,
sólo unos pocos eligen verla ahora.

Gustavo Salesky

martes, 5 de junio de 2012

TE ESPERO


Me enamoré de tu pasado y no quisiera
sólo ser parte en tu presente. Descubrí
que quiero todo: el infinito mismo,
tu amor eterno, futuro y porvenir.

Quisiera ver que el tiempo se congele
y que mis años no pasen. Y al final
no sé si es cierto que el cielo nos aguarda;
si me equivoco, te espero al reencarnar.

Gustavo Salesky

lunes, 4 de junio de 2012

ARLEQUINES



Como arlequines en el viento,
tu risa vuela y me acompaña.
Me envuelve y eleva en pleno otoño,
me hace crecer y madurar en el silencio.

Tal vez, anochezca para algunos
pero, mi amor, sólo tu amor me basta
para llegar al paraíso eterno en vida,
poder soñar despierto con tus ojos,
y así olvidar, del todo, aquellas lágrimas.


Gustavo Salesky

PRESAGIO

PRESAGIO


Sé que en la vida, no importa cómo,
también el fuego se apaga con el día.
La noche es corta cuando el invierno acecha,
el tiempo cura y sana las heridas.

Dejar de hablar no ha sido buen remedio;
sé que el presagio de luz y de agonía
se está cumpliendo, no importa cuándo llegue,
tal vez sea cerca y te encuentre dormida.

No lo verás venir aunque se anuncie,
¿sabés qué dulce y vana es esta espera?
Porque muy pronto saldrás, será tan fácil
como volver al punto de partida.

Gustavo Salesky

sábado, 2 de junio de 2012

Seherezahade


Como un imbécil, no interpreté tu pensamiento,
te sentías denigrada, por esa situación,
no te acepté de amiga, solo prevaleció mi orgullo,
mi ego omnubiló, mi alma y sentimiento...
sin importarme nada, lo que sentías vos.
...
Si quieres ser mi amiga, aún estás a tiempo,
saber de tí quisiera, me contaras tus momentos,
los lazos no eran tales, en nuestros pensamientos,
El tren siguió su rumbo, hacia el camino eterno.
...
Espero tu respuesta, de amiga verdadera,
el implacable tiempo, su paso no detiene,
en su veloz camino , se esfuma en la pradera,
si quieres ser mi amiga, será como tu quieres.
...
Cada uno en su camino, halló lo que buscaba,
el amargo desatino, marcó dos existencias,
herimos dos amores, matamos la inocencia...
Y con fatuo signo, suprimimos alboradas.
...
Los años se van yendo, en frenético camino,
atesorar lo nuestro, nunca fué posible,
perdimos primaveras, marcamos el destino...
que no escape la amistad, seamos predecibles.
...
No supe o no quise, poderte  comprender,
encrucijada vil, que a ti te ofrecía,
mi egoismo infame supiste solo ver...
Y así nos despedimos,  ese  día.

...


Jorge Naonse 2012