sábado, 18 de junio de 2011

GESSELL

Era verano, tú en la playa, yo en la playa,
en silencio miré tus ojos, nada te dije, 
y en tu mirada vi dos ojos verdes,
dos verdes ojos de mirada triste.
...
Al acercarme me sonreíste
y al momento miré tu boca
de alegre sonrisa en ese momento
encendió en mí, mis pensamientos...
Tan dulce fuego y ansias locas.
...
Me acerqué a tu lado en ese instante,
acompañarte quiero, y me respondiste.
¿Y tu, quién eres?
Hasta hoy nadie, mañana...Quién sabe.
...
Así nos conocimos ese bello verano,
y cuadras y cuadras caminamos...
Tomados de las manos.
...
Tu esbelto cuerpo admiraba
y tan suaves manos acariciaba,
y tus ojos, tus verdes ojos
y tu figura tan esbelta me deslumbraban.
...
Hce mucho que estás en Gesell?
Prácticamente vivo aquí
¿Por qué preguntas?
Es el color de tu piel, ese color,
solo se obtiene en tres temporadas juntas,
eres tan bella tan deliciosa...
Y empalideces hasta las rosas.
...
¿Te veré de nuevo? Te pregunté en ese dia,
mañana a las diez  espérame en la confitería.
...
En ese momento el reloj se detuvo,
faltaban tres horas todavía,
y eran mas de la once 
y apareciste en ese dia.
...
 Al verte metida en ese rojo vestido
un interno fuego se apoderó de mi,
eras tan bella, en ese rojo envase, 
y las esmeraldas de tus ojos...
en mi se aposentaron e hicieron nido.
...
Al cabo de dos horas te marchaste,
y mi alma triste y sola se quedó
tan solo un beso hubo  esa noche...
Y por mas de veinte horas
Mi ansiado corazón a tí esperó.
...
Anochecer siguiente fué distinto,
con ansias y deseos corrimos hacia el mar,
con fuego en nuestros cuerpos nos sumimos...
Y placer y dicha supimos conquistar.
...
Las cosas bellas duran poco tiempo,
a la ciudad debía yo volver,
tan solo siete dias y momentos...
Y la promesa de volverte a ver.
...
Y cuan largo es el tiempo de la espera,
en el otoño prometiste tu viajar,
ese otoño fué mi primavera...
Y juntos comenzamos a vibrar.
...
Tuviste que esperar esos tres meses,
y confiaste a mi tu gran secreto,
marido y dos hijos, había en Gesell,
y nosotros nos amamos a cielo abierto.
...
Mas, nada para mi eso importaba,
estar con lo prohibido me agradaba,
era como navegar en las tinieblas
en un barco sin timón en ese año,
es que me habían hecho tanto daño...
Pero no tanto, como  el que yo
Haciendo estaba.
...
Mas, no era venganza lo que yo quería,
tan solo amor quería en esos momentos,
y nos amamos tanto tanto en esos dias
que borrando fuiste mi sufrimiento...
Y solo en tí pensaba, en esos dias.
...
Mi pensamiento fijo en ti estaba,
sabiendo  que tu me dirías,
que en cualquier momento 
a Gesell regresarías.
Y mi alma, sola y triste se quedaba.
...
Mas, no fué así, 
a fines de primavera me dijiste,
que de tu marido te separarías,
el a Europa viajaría,
y en Gesell con tus hijos quedarías.
...
En ese momento no supe responder,
no pude pensar en dos hijos y mujer,
y aún ho no se por que hice eso...
Y a fines de Noviembre junto a ese micro,
los dos lloramos, y nos despedimos con beso.


Jorge Naonse 26 / 11 /1966
Derechos Reservados