domingo, 26 de septiembre de 2010

GOLONDRINA

Un dia cual golondrina te ví aletear,
con rumbo fijo, ibas hacia el mar.
alejándote ibas en la inmensidad
quedándome solo, en muerta soledad.
.
Con rumbo fijo y lejanos confines,
en recto vuelo como golondrina,
hacia destino cierto en inmenso cielo,
dejando tus angustias, esperanzas ya perdidas.
.
Y yo, te dejé ir, no quise retenerte,
y solo quedé, hacia futuro incierto.
.
Y regresaste a mí, después de corto tiempo,
y yo no te acepté, muy dentro mío...
Todo, todo era desierto.
Y yo creí olvidarte tan solo en ese instante,
muy tarde me di cuenta que muy dentro mio,
no todo estaba muerto.
.
Aún, seguias latiendo muy por dentro mio,
así empecé a arrancarte con fuerza y decisión
en mi, no podias ni debias quedarte,
aunque me costara destruir mi corazón.
.
No es tan simple en el camino de la vida,
los proyectos que la mente idea
no siempre se realizan como se desea.
.
Y el corazón, el maldito corazón,
se interpone y se entromete en nuestra mente,
la hace sucumbir y nubla el pensamiento
y aparecen, vuelven viejos recuerdos.
.
¿Por qué ahora después de tantos años?
Si en mis sentimientos borrada has estado,
por mas de cuarenta años.
Y ahora te apareces como llaga en mi memoria,
después de tantos años, convencido estaba,
todo fue borrado, arrancado de mi historia.
.
Y de nuevo tú, que te apareces
como sombras del antaño
abriendo viejas heridas
y dispuesta a hacerme daño.
.
Mi mente, era tan decidida y fria
desde que te arranqué en esos dias,
y ahora la veo sucumbir,
sucumbe sin darme cuenta.
.
¿Es nostalgia? No, no lo creo
de mi te arranqué y fue en los sesenta.
.
Te arranqué y fue para siempre.
¿Por qué aún sigues en mi mente?
¿Por qué ahora después de tantos años?..
Te metes dentro mio, a hurgar y hacerme daño.
.
¿Por qué esos recuerdos confunden mis ideas?
Por mas de cuarenta años borrada tu estuviste,
y ahora te apareces entre sombras de la nada
si durante tanto tiempo estuviste desterrada.
.
De nuevo estás en mí dispuesta a hacerme daño,
regresas a mi memoria otra vez a confundirme,
quiero que no regreses, y déjame ya irme.

Jorge Naonse      
Derechos Reservados

AMADA ARGENTINA, HOY









AMADA ARGENTINA, HOY

Photobucket


Tu imagen veo, triste, desdibujada,
tan repleta de harapos y soledad.
¿Donde vas creciendo?
Desamparado niño lleno de impiedad.

Noches estrelladas ves en tu quietud,
calles despobladas esperan tu vagar,
aunque años pasen no esperes nada aún
de esta implacable y fria sociedad.

Sendas marginales esperan tu ansiedad,
sin un destino cierto que traze tu camino,
te esperan tristes dias en tu marcado sino,
sin apenas trazos, de felicidad.

Errante y vagabundo pasarán así los dias
sin vislumbrar futuro en la malvada sociedad,
transeuntes que se cruzan en esas noches frias,
sin importarles nada, de tu soledad.

Gobiernos insaciables de ansias y riqueza,
han poblado mucho tiempo este bello suelo,
a ellos no les importa el dolor y tu pobreza,
para ellos solo existe, el afán por su dinero.

Tus ojos con angustia miran, el inmenso cielo,
soñando algún hogar, quizás aún quisieras,
en tu triste alma, se cierne el desconsuelo,
y con tu hambre a cuestas, esperas ver el cielo.

Estos son los trazos que veo en este niño,
estas son mis letras para este desafío,
amargas esperanzas, que no veo con cariño,
tristezas y pobreza, en este mundo impío.

Photobucket

Autor:AUTOR:
Jose Gennaro 05/08/2010 hora:6.55 a. m.

sábado, 25 de septiembre de 2010

RESPUESTA A ESA CARTA






Desde ése día, ése primer momento
que en mis brazos estuviste,
algo nuevo nacía, dentro mío,
desde que en mi vida, mis sueños...
Con todo tu cariño, te apareciste.

A ti me refiero, con tu encanto...
Todo, todo lo has cambiado,
aún no puedo expresar, todo mi sentir,
al estar tú junto a mí...
Y yo a tu lado,
en ésa mesa de ése club tan español,
juntos los dos, en ése día,
lo que pasaba muy dentro mío...
Expresártelo, nunca, nunca podría.

Pareció ya tiempo de conocerte,
desde ése día, las palabras sobraban,
nuestros ojos, hablaban por si solos,
expresaban nuestro sentir, nuestro anhelo,
luego, hora tras hora,
día tras día,empezó a nacer,
ése mundo tan maravilloso
tan lleno de pasión
nació en nosotros...Y nos invadió.
Así fue, llenándonos de ternura...
y colmándonos de emoción.

Un mundo maravilloso se había abierto,
con intensidad ilimitada, empecé a vivir...
Algo tan bello...Que nunca jamás...
creí, volver a sentir.

Allí me dí cuenta que tus ojos,
tus manos, comenzaban a ser
imprescindibles en mi ser...
Y dentro mío, algo tan maravilloso...
volvió a nacer.

Nuestro tiempo juntos, parece tener alas,
vuela y transcurre como un rayo
en nuestra senda, nuestro camino...
Luego, la espera de verte,
y de nuevo estar contigo,
en ése lapso, la trayectoria del tiempo
es larga e interminable,
paralizando mi vida, mi sentir
de forma inexplicable.

¿Recuerdas? tres días de conocernos
y estábamos el uno en el otro
de forma indescriptible.

Creeme, al referirte mi problema...
sentí temor de perderte,
mas tú, bien lo comprendiste,
con dejo de voz en mis palabras...
pedí, te quedaras,
al aceptarme tal cual soy
dentro mío, tu estuviste.

Imposible describir, esa inmensa alegría,
luego, todo fue un torbellino,
como un volcán, nos invadió a los dos,
haciéndonos vivir, algo jamás vivido.
Consagrarme a ti, muy poco sería...
dar hasta el último aliento de mi ser,
por un solo beso tuyo sería tan ínfimo,
que ni a pedírtelo me atrevería,
cada instante, cada día,
que transcurro a tu lado,
es una emoción diferente
que mi ser experimenta
distinto a todo lo que fue.
.......................
¿Qué extraño poder tu tienes?
¿De qué extraño mundo tú provienes?
Deliciosa criatura, que piensas
y quieres describirme,
describirme, sin compararme a nadie.

Si supiera escribir lo suficiente
para hacerte llegar lo que yo siento,
cuantas cosas te escribiría,
y contestar tus preguntas...
quizás, quizás podría.

¿Tú quieres saber quién soy?
Uno entre tantos, igual a todos,
solo que un gran amor,
anhelo sin límites ni fronteras,
así me atrae, así me deja,
al margen de tu vera.

Escucha mi sentir,
no quiero que estés a mi lado...
para parecerte en lo más ínfimo a mí,
soy yo, que quiere estar a tu lado
tratando de asemejarme a tu sombra,
detrás de tus pasos, detrás de ti.

Vivías sola, no creías en nadie,
¿Y no puedes definir que ha pasado?
Antes de conocerte, así era mi vida,
triste, oscura, fría e invernal,
tristemente hueca y vacía,
sin ideal hacia un futuro,
y tú, llenaste todo éso,
convertiste en risa el llanto,
en alegrías las penas,
y en amor el hastío,
y temes no merecerme a mi...
Que por tu aliento respira mi ser...
Y por tus ojos ven los míos,
sí, no necesitamos palabras
para poder expresarnos,
por tus ojos lo sé, eres feliz,
tus gestos, dicen amarme,
me hace vibrar, la pasión en ti,
con intensidad, con ternura,
logrando que todo nuestro amor...
estalle, estalle en ésta locura,
y si somos así como tú dices,
dos llamas tan ardientes...
Quiero quemarme y abrasarme,
en ése fuego, y para siempre.

Jorge Naonse 1967/1969
der.prop.int. 784.085

EL COMIENZO

A tí, graciosa muchachita, 
fugaz ilusión de momento
en estas letras quiero expresarte
todo lo que por ti, yo siento.
Sí, muchacha triste y soñadora,
suave muñeca, de delicada voz,
en esa noche no tan serena
me contabas tu amarga pena.
El mundo estaba alegre
la gente  toda que reía
tú y yo, en esa mesa,
sin ver que sucedía.
Al mirar tus ojos,ver  tu rostro feliz,
pareciera que un nuevo mundo
naciera solo para mi,
y de pronto resurgieras...
Tú, de un abismo profundo.

En tí he visto la tristeza
la alegría y el amor,
en tus ojos intensos, profundos,
llenos de ternura infinita...
La llama mágica del amor
surge en todo su esplendor 
graciosa, graciosa y dulce muchachita.

Muchas horas juntos, 
ya, nos amábamos
desde ese día,
que en ese baile nos mirábamos...
Y tú tenías  tu pena, y yo la mía.
¿Quién iba a imaginarseen ese dia?
Nos cruzábamos...
¿Y donde estábamos?

Entre tanta gente en este mundo,
tan lleno de espinas y de pena,
al mirarte pensé, es una nena,
equivocado estaba, era mentira.
Así nos conocimos esa noche,
tan plena de lluvia y negro cielo,
y nuestras almas, tan llenas de pena,
jamás imaginé, en ese dia...
juntáramos dos penas, y un anhelo.

Jose Gennaro 1967/1969
Derechos Reservados

sábado, 18 de septiembre de 2010

DOS MESES, Y PRIMAVERA

DULCE TERESA 1969/2010

Era domingo. ¿El mes? Julio,
faltaban tan pocos meses
en esa tarde soleada y fría,
menos de dos meses
y la primavera se anunciaría.

Quién iba a imaginarse
por vez primera, te conocería.
Esa tarde soleada y fría,
llegó mi amigo y preguntó.
¿Qué tienes que hacer?...
-Nada planeado-
y mas no supe que responder.
-Acompáñame, vamos a bailar,
-ya no tengo ganas, para esas cosas,
y seguí, escuchando a Mozart,
ya llegaban mis veintiocho,
mis veintisiete
volaban, se iban como un ariete.

Y otra vez, accedí a acompañarlo,
a ese club, maldito club tan español,
que prefería ya no volver
y por siempre olvidarlo.

Al llegar, nos separamos
él tenía su perpectiva,
yo a acompañarlo, mas a nada iba.
Muy lentamente, casi sin mirar
a ese lugar me fui acercando,
y allí, muchas personas
estaban bailando.

Veo dos señoritas, juntas conversaban,
una de frente
y la otra, la otra de espaldas,
a la de frente, con la mirada invité,
en ese instante, las dos giraron...
y salió ella, salió ella,
la que de espaldas estaba.

Bailamos muy poco esa tarde
mas, el tiempo volaba,
hablamos muy poco
mas, me agradaba,
lo que ella decía
lo que ella me hablaba,
poco la conocí esa tarde
diría...casi nada,
esa tarde de julio, nunca imaginé
lo que me esperaba.

Mas miraba su rostro
y mas y mas me atraía
había algo, decirlo no sé,
era como una dulce brisa
tan tenue, tan suave, no lo sé,
mas que bailar, hablar quería
y a sentarnos la invité,
y al momento, ella accedió,
tomamos algo, no recuerdo que fue
desde ese moment, ese instante,
ella, me conquistó.

Conversamos un rato,
y allí le pregunté su nombre,
Teresa respondió,
y con su dulce nombre,
de nuevo me conquistó.

El baile era de tarde
y la noche se acercaba,
y con su llegada
el baile terminaba,
yo, no quería dejar
sin una cita confirmar,
le pregunté donde vivía
me respondió que cerca era,
me ofrecí a las dos llevar
y a sus casas a acompañar,
las dos, no se opusieron,
mas, a mi auto subir no quisieron,
si las quería acompañar
en el tren debía ir,
así, con ellas fui,
no podía ya insistir.

Primero a la amiga
y luego a ella,
acompañé a sus casas,
no hubo besos, no hubo abrazos,
solo un beso en la mejilla,
desde ese día me di cuenta,
que llenaba mi sentir,
y hasta el día de la cita...
Solo supo, hacerme sufrir.

Y por fin llegó ese día,
fue a mitad de la semana
a tres días de conocerla,
desde ese día
solo en ella yo pensaba
estar con ella, y volver a verla.

Así nos fuimos viendo
pocas horas por semana,
así se apoderó de mi
de la noche a la mañana,
y yo, me fui enamorando,
desde la primer semana.
...
El tiempo, nos corría
y ella, cada vez
con mas fuerza, me atraía.
Así fue pasando el tiempo,
nuestro tiempo, aquellos días,
pasaron así dos meses
mas, un problema yo tenía,
se lo debía decir
no debía esperar mas,
eran otros tiempos.

¿Como se lo debía decir?
No lo sabía, si entendería
y sería lo mejor
porque un rechazo mas tardío,
a mi, me destruiría.

Y fue un domingo
soleado en Escobar,
le conté todo de mi vida,
le conté de mi estado,
le dije, soy casado
más, estoy separado,
y de su pecho, brotó un sollozo,
que en dos, me partió el corazón,
en mis brazos la estrujé
y sentí, el palpitar de su corazón,
me preguntó si hubo hijos
y que tiempo hacía
que estaba separado
le respondí, hijos no había
y yo, nunca jamás, volvería a su lado.

Le pedí que lo pensara,
y se tomara todo el tiempo
yo, ya la amaba
y no podía, herir sus sentimientos.
Si decidía visitarme
ella, aceptaba mis razones,
sino, debía alejarse de mí
y no vernos jamás,
y distanciarse para siempre...
nuestros corazones.

Ella aceptó, a pocos días,
vino a llenarme de alegría,
y fue un miércoles
de plena primavera,
a partir de ese día, fue la dueña
de mi vida entera.

Luego empezó la lucha
fue dura y fue mucha,
su padre nunca, nunca quiso
que su hija tan amada,
estuviera de mí enamorada,
mas tuve suerte, su hermano
me llamó al siguiente día
quería saber de mí,
como yo sería, y nos citamos,
y mucho, mucho allí hablamos,
en su lugar, lo mismo haría.

Muchas cosas me preguntó
otras tantas le respondí,
él, pareció conforme
según lo que yo vi,
le conté lo de mi estado
y porque estaba separado,
él, en seguida comprendió,
y a ayudarme accedió.

Así, comenzamos nuestros caminos,
los dos a unir nuestros destinos,
camino nuevo, lleno de esperanzas
y muchas ilusiones,
un nuevo mundo
con sueños, y emociones
se fue gestando en nuestros cuerpos,
nuestras pasiones
y así se fue afianzando
en nuestros corazones.

A los dos años, lo concretamos,
el mismo destino,
juntos unimos por siempre
los dos caminos, en un solo sino.

Quizás, no logré ser
ni por asomo, al príncipe soñado,
antes de conocerla, tuve otros amores
y luego de conocerla,
también tuve aciertos
pero mucho, muchos mas errores.


Mas, desde que te conocí
solo tuve el mismo sueño,
mi vida, dedicar a ti,
y tú, muy bien lo sabes,
siempre, siempre ha sido así.

Jose Gennaro 1969/   Hoy

miércoles, 15 de septiembre de 2010

AUSENCIA EN NOSOTROS


Leves colinas dorados valles
suaves recuerdos perfuman esencia,
aún recuerdo sus casas sus calles,
y tan solo estoy, aquí con tu ausencia

Dorados recuerdos perduran mi mente,
con pausa y sin prisa recorro el camino,
tristezas y llagas aún siguen presentes
ausencias del alma, en nuestro destino.

Tangibles momentos vividos tan juntos,
erradicar las tristezas nunca pudimos,
dos almas gemelas, asi vimos el mundo,
y ausentes quedamos en nuestro camino.

Errores, torpezas, alejar no pudimos,
y nuestros defectos aún siguen presentes,
heridas y llagas los dos las pusimos...
Y así conseguimos, estar tan ausentes.

Momentos de dicha, fugaces pasaban,
tan largas torturas sembrábamos juntos,
nunca lograr, dos seres se amaran...
Y solos quedamos, los dos errabundos.

Cosechamos tormentas, los dos sin saber,
pedregales pusimos en nuestro camino,
a veces queriendo o quizás sin querer...
Soledad y ausencias, fué nuestro destino.

Ya por siempre, se han ido esos tiempos,
trazos de ausencias fue quedando en nosotros,
amarga experiencia de aquellos momentos,
Y ausencias logramos, el uno del otro.

Jose Gennaro 1967 / 1969
derechos reservados

domingo, 12 de septiembre de 2010

PREGUNTAS

Se ha terminado toda nueastra pena,
creo, jamás ya sufriremos,
hace un año y ya no nos vemos
y no es tanta la tristeza
que aflora en nuestros cuerpos
ni mucha la angustia que nos apena.

En mi mente fluyen recuerdos del pasado,
tristes recuerdos que no olvido,
tenues pasajes de dos tristes vidas,
lleno de angustias que yo siento amiga.

Todo comenzó en un dia,
no tan lejano como aparenta.
¿Quién iba a imaginarse
que en nuestros corazones
iba a desatarse tal tormenta?

Fué corta la dicha de nuestros corazones,
no hallamos nada de lo que debió ser,
un mundo pleno de esperanzas e ilusiones,
solo hallamos llanto, pena y amargura,
de lo que debió ser un mundo de ternura.

¿Habremos elegido el mejor camino?
No hemos de culpar solo al destino,
nosotros lo buscábamos, y lo obtuvimos,
quizás lo deseábamos
o tal vez no lo quisimos.

¿Quién es juez y quién lo sabe?
¿Fué el destino o el camino?
¿Fué trazado por un sueño?
¿O quizás nosotros mismos?..
Sin luchar nos rendimos al destino.

Errores hubo en nuestras vidas
quizás por ser muy jóvenes,
quizás por no saber
no pudimos enfrentarlos
o no supimos como hacerlo.

Así nos destrozamos, pedazos nos hicimos,
tantas veces sin quererlo,
o quizás si, lo quisimos,
tantas veces los dos llorando estábamos,
y otras tantas queríamos amarnos,
y lo único que logramos...
Fué herirnos, herirnos...
Y hacernos daño.

Jose Gennaro 1961/1965

domingo, 5 de septiembre de 2010

SUBLIME SER

Sublime ser de la esperanza,
alma divina todo tu dejas,
nada tu pides por eso a cambio,
tu ser entero, por el entregas.

Tu que por el, todo lo brindas,
sin siquiera sentir dolor,
solo tu entregas tantas caricias,
su vida llenas, con tu amor.

Pendiente estás en todo momento,
tocas tu vientre por si patea,
está dentro tuyo está tan adentro,
y tus entrañas, que lo engendran.

Por nueve meses eso tú llevas,
ansiado tiempo y llena de amor,
por eso mismo, solo tu quieres,
ver a tu hijo, tan lleno de sol.

De noche casi dormir no puedes,
vas a su cuna a ver si respira,
al rato vuelves a ver si te mira,
ser tan pequeño, que tanto quieres.

Sublime ser, solo tu puedes,
engendras vida das esperanza,
por eso eres, solo tu eres,
madre abnegada, con eso alcanza.

Preciado fruto el que tu entregas,
jardín del edén, tan dentro tuyo,
nada tú pides y todo lo dejas,
en cuerpo y alma das flor y capullo.

José Gennaro 2010
Derechos Reservados