domingo, 16 de enero de 2011

¿QUIÉN ERES?

Aun pienso, añorando recuerdos,
como fuerte tormenta minándome están,
leves borrascas de tenues sueños...
Tan vagas secuencias, que no se irán.
.
Esa voz, martillando mis sienes,
palabras anónimas y con misterio,
sus breves trazos hacen oír,
mi calma se llevan hacia lejanos confines...
Y atormentándome logran, hacerme sufrir.
.
¿Por qué ocultarte, reconocerte no quieres?
Esconder en las sombras, tu identidad,
as.i en la noche, tu vas caminando...
Y en silencio me quedo, y mi soledad.
.
Preguntas surgen, muy dentro mío, 
ocutando respuestas en débil pasado,
descifrar no podría aunque quisiera...
Saber quién tú eres, querría si pudiera.
.
Ocultos misterios, es lo que escondes.
¿Eres mujer o acaso eres hombre?
¿Por qué no te das  a reconocer?..
Y caminos despejas hombre o mujer.
.
Verdad nada mas, será requerida,
camino que marca, la ley y la vida,
pensamientos ocultos, jamás estarán...
 Con el camino y la vida, nunca podrán.
.
Figura sin nombre, no hallarás el camino,
con silencios pasados, enfrentas destinos,
tú, dime quién eres, responderé...
Tú dime que quieres, y respetaré.
.
Y aún sigues así, en silencio te ocultas,
acallando palabras y sin poder descifrar,
tan solo el silencio, es el eco a preguntas...
Y respuestas no hallo, en mi noche invernal.
.
Jorge Naonse derechos 784.085

UN SUEÑO

Así, yendo por mi camino, buscano mi destino,
ya libre de soledades y tan lleno de tristezas,
vagando por este mundo, cansado de penumbras,
lleno de nostalgias mi pensamiento así me dejó...
esa triste  oscura y amarga noche.
.
Noche tan repleta de angustias y dolientes pesares.
.
Luego, se hizo presente, con fuerza tan demente,
alojándose en mi cuerpo, se alojó en mi mente.
.
Ese sueño, tan profundo y tan amargo,
tan lleno de prguntas, se asentó en mí,
con terrible fueza tomó mi espíritu...
Sumiéndome, en tan recordado letargo.
.
La distancia, no deja recuerdos ni olvidos,
ni siquiera, algún sueño en el pensamiento,
todo del alma se ha ido y perdido.
.
Esa noche al dormirme, no recordé tu nombre,
ni tu figura, imagen y rostro se presentaron en mí,
como una triste pesadilla, extraño presagio...
Quzás eso fué, una triste premonición.
.
Al otro dia, golpeé tu puerta, y ahogaste el llamado,
tú, no quisiste atender mi ruego desesperado,
y con inmensa furia, inyectaste ese agravio,
ofendiéndome a mí, en mi rostro.
.
 Y no lo sé, si puse cara de desafío,
angustia, tristezas y negra soledad,
la fria calle me esperó, a ella fuí con dolor y hastío.
.
Fué todo tan incierto, oscuro y patético,
tan inseguro y tan si sentido y  vacío,
seco, y sudando con frio en esa triste escalera...
Sin fuerzas ni deseos, muy exausto quedé.

Jorge Naonse   Derechos 784.085

viernes, 14 de enero de 2011

INCOMPATIBLES CAMINOS

INCOMPATIBLES CAMINOS




Hubo amor y quizás, también ternura,
en esos años ya tan lejanos,
mas, la ambición fue tu inmensa locura…
Y al fin de los tiempos yacientes quedamos.

Esa obsesión fue, tu más fiel pensamiento,
Idea fija, predominante hubo en ti,
disfrutar no quisiste de los bellos momentos…
amarguras sembraste, llagas dentro de mí.

Caminos opuestos, nunca pude ver juntos,
quizás de la vida jamás nada aprendí,
aceite y agua, juntar nunca yo vi
separados caminos, los dos en su rumbo.

Fundamental el dinero, nadie puede negar.
¿Prioridad en la vida? Se podrá discernir,
hay cosas más bellas y se pueden lograr,
si lo hay bienvenido…Más por el, no morir.

Lo esencial de la vida siempre oculto estará,
pequeños momentos, van llenando el camino,
la ambición contra eso jamás nunca podrá…
Y la derrota vendrá, es el destino.

Compartir las delicias y vivir los momentos,
en disímiles almas y no poder disfrutar,
la ambición te mató, preferiste el desierto…
y tu rumbo perdiste, no hallaste el lugar.

Amor compartido es disfrutar el presente,
penas tristezas también suelen estar,
Alegrías bellezas, no estarán nunca ausentes…
Cuando dos almas lo quieren, juntas pueden soñar.

Desayuno en la cama, nimiedad para algunos,
despertar de dos cuerpos en el mismo lugar,
el aliento del alma, que no deja a ninguno…
Disfrutar las delicias, compartir un hogar.

El dinero no compra, caricias, dulzuras,
hay cosas que nunca, el lo puede adquirir,
tiernas palabras, amor pleno y tersura…
Con el oro del mundo y sin ellas, no podré yo vivir.

Derrotado yo estoy, naufragado del mundo,
más, el amor lo sentí con intenso vivir,
a esto he llegado, y lo quiero profundo…
¿Qué más me resta? Con alegría morir.




Jorge Naonse  

der. prop. int. 784.085

miércoles, 12 de enero de 2011

DULCE Y BONITA

Otra vez, ese club tan español,
insistente mirada ese día
hermosa flor me dije, y en mi pecho,
un incipiente fuego se encendía,
y muy dentro mío, mi corazón de nuevo sonreía.
.
No bailes con ella susurraba
es muy pequeña el me decía,
con sus grandes ojos...
Aún mas pequeña la veía.
.
 Era su mirada, quizás la dulce sonrisa
mas me atraía su dulce fuego, dulce brisa.
.
Era otoño, tan gris y frío, uno mas en mi vida,
el cielo tan gris, mi corazón tan destrozado,
y triste alma , como la fría despedida,
y su mirada tan alegre tan sonriente...
Se apoderó de mi, casi eternamente.
.
A ella me acerqué tan lentamete,
algo cohibido, y ese fuego en mi mente,
ví su mirada, limpia, pura...
Mirada de niña, de adolescente.
.
Con la mirada a bailar la invité,
preguntar su edad, no podía, no me atrevía
mas debía hacerlo, era tan pequeña...
De dulce y tierna mirada, y tan risueña.
.
 Si lo hacía, debía ser discretamente,
sin poder pegunté bruscamente...
¿Qué edad tienes? Diez y ocho respondió,
ingenuidad había, en su dulce respuesta,
respuesta de niña, de adolescente.
.
Ella diez y ocho y yo ventiseis me dije,
no es tanta la diferencia,
así comenzamos a vernos, con frecuencia.
.
Libres, y sin miedo volábamos en nuestra moto,
como dos  libres aves en el cielo ignoto,
volando entre las nubes solamente...
Y buscando nuestro destino, simplemente.
.
Al poco tiempo, dos almas fuimos solamente,
solo queríamos amarnos, amarnos eternamente.
.
Así fuimos, un sueño que explotaba,
los dos eramos uno en ese sueño,
y ese fuego abrasador que nos quemaba,
nos hizo hacerlo todo tan de prisa
desde ese instante yo la amaba,
creí desfallecer sin su sonrisa...
Y no poder vivir si ya no estaba.
.
Así fue nuestro amor, un torbellino,
como un huracán nos arrastraba,
solo existíamos dos, eso, fue inmenso,
y nuestros corazones que estallaban... 
Así fue nuestro amor, de fuego intenso.
En esos tres años de ternura,
nos invadió a los dos esa locura.
.
Ahora te hablo a ti, tu mirada tierna y dulce,
así, ni mas ni mas, me seducuciste,
mi dulce Uruguayita de ojos tristes
ese mismo día con tu edad, tu me mentiste.
.
En tí creí en ese instante, 
y tus ojos ví tu semblante
y verdad me pareció lo que dijiste,
mi dulce Uruguayita de ojos tristes
quince años habías cumplido...
Y ese mismo dia tú me mentiste.
.
Luego, ya nada mas importaba,
si los dos fuimos el mismo sueño,
y fue en ese dia, primer dia
el mismo pensamiento los dos tuvimos,
solo amarnos, los dos quisimos,
y por casi tres años logramos ser...
Dos en cuerpo y alma, en uno mismo.
.
Jorge Naonse 1967 / 1969
Derechos Adquiridos.
.