domingo, 8 de mayo de 2011

Medio vacío o medio lleno?



Sábado 12 de Marzo 2011, hora 7 A.M. (EL VASO MEDIO VACÍO)

Soy católico creyente, tenía una amiga que está pasando por un mal trance,
tiene tres hijos, dos mujeres y un varón, él es el menor de los tres,
tiene 27 años y es sordomudo, hace un tiempo le diagnosticaron que sufre de
retinitis, poco a poco va perdiendo la vista, ella, mi amiga me comunica que
está desesperada, que esto es un calvario y una cruz para ella, ya ha recorrido
todos los sitios habidos y por haber, y no le dan esperanzas para la cura de su hijo.
Ella es no creyente, le dije que rezara por un milagro, pero al no creer, me dijo que no lo haría.
Aquí, en el partido de la Matanza, Buenos Aires, Argentina, vivió el Padre Mario Pantaleo,
En una época, cura sanador, tiene su mausoleo a unos veinte kilómetros de donde habito.
Le dije que si ella no creía, yo, iba a rezar por ellos, así que así lo hice, y partí para rezar.
Así que subí a mi viejo Ford 82 y partí hacia González Catan.
(Hacía pocos días había hecho un viaje a Mar del Plata, casi 1400 kilómetros a 120 130 Km.P/H
ENTRE IDA Y VUELTA Y PASEOS POR ALLI, sin ningún problema, íbamos con mi esposa.)
En el trayecto hacia el mausoleo, la dirección del ford iba media dura, pero llegué,
En esa ruta, la velocidad máxima es de 60 km. por hora.
Llego a la capilla, rezo, y emprendo el regreso, el auto, cada vez andaba peor, pero a esa
Velocidad, llegué hasta la rotonda de San Justo, allí, el tránsito estaba embotellado,
Así que debía ir en primera y a paso de hombre, antes de salir de la rotonda, se me cae
El auto de trompa, se había desprendido una rótula inferior delantera izquierda, así
Que el auto se clavó de trompa.
ASÍ, VI EL VASO MEDIO VACÍO, ME DIJE, PADRE MARIO, TE VENGO A REZAR, Y
ME HACES ESTO? HACE OCHO AÑOS QUE TENGO ESTE AUTO Y NUNCA ME DEJÓ
EN LA CALLE, AHORA, TE REZO A TI, Y ME HACES ESTO.


EL VASO MEDIO LLENO:
 MI ITINERARIO DE ESE SABADO ERA EL SIGUIENTE, EN VEZ DE HACER
CUARENTA KILÓMETROS, HACER SESENTA.
Tenía a mi suegra grave, y mi esposa hacia dos días que estaba con ella cuidándola,
Y vivía a treinta kilómetros de casa, ese día, a la tarde, debía ir con mi hija a buscar
A mi esposa, el viaje lo debía hacer por la Panamericana, así que no bajaría de cien o ciento veinte kilómetros por hora, así que lo dejo a su deducción, la rotura, fue por desgaste. ¿Qué hubiera pasado si no hubiese ido a rezar?
Personalmente creo, a esa velocidad, nos hubiésemos matado los tres en el regreso.
A la tarde fui con mi otro auto, y a la noche murió mi suegra
Luego, el Sábado siguiente, mientras arreglaba el auto, estando yo en la calle,
Pasó una camioneta y me pisó el pié, casi me arranca el pié derecho, pero no fue mas que el golpe,
Apenas me fracturó el dedo gordo del pié.
Gracias padre Mario, por cuidarnos.

José Gennaro19/ 03/ 2011, día de San José.