miércoles, 7 de diciembre de 2011

Un sueño


Así, yendo por mi camino, buscano mi destino,
ya libre de soledades y tan lleno de tristezas,
vagando por este mundo, cansado de penumbras,
lleno de nostalgias mi pensamiento así me dejó...
esa triste  oscura y amarga noche.
.
Noche tan repleta de angustias y dolientes pesares.
.
Luego, se hizo presente, con fuerza tan demente,
alojándose en mi cuerpo, se alojó en mi mente.
.
Ese sueño, tan profundo y tan amargo,
tan lleno de prguntas, se asentó en mí,
con terrible fueza tomó mi espíritu...
Sumiéndome, en tan recordado letargo.
.
La distancia, no deja recuerdos ni olvidos,
ni siquiera, algún sueño en el pensamiento,
todo del alma se ha ido y perdido.
.
Esa noche al dormirme, no recordé tu nombre,
ni tu figura, imagen y rostro se presentaron en mí,
como una triste pesadilla, extraño presagio...
Quzás eso fué, una triste premonición.
.
Al otro dia, golpeé tu puerta, y ahogaste el llamado,
tú, no quisiste atender mi ruego desesperado,
y con inmensa furia, inyectaste ese agravio,
ofendiéndome a mí, en mi rostro.
.
 Y no lo sé, si puse cara de desafío,
angustia, tristezas y negra soledad,
la fria calle me esperó, a ella fuí con dolor y hastío.
.
Fué todo tan incierto, oscuro y patético,
tan inseguro y tan sin sentido y  vacío,
seco, y sudando con frio en esa triste escalera...
Sin fuerzas ni deseos, muy exausto quedé.

Jorge Naonse
Publicar un comentario