viernes, 9 de diciembre de 2011

ÁNGEL, SIN ALAS


Ángel, sin alas









Así, como árbol triste destrozado,
no puedo revertir las sombras de la noche,
con mi ser tan sufrido y destemplado,
caminar no puedo, sin reproche.

Así, fueron los días tan amargos,
como la negra bruma que me embarga,
y esa amarga hiel, mi cuerpo emana,
con gritos de dolor y de nostalgia.

Con ese frío eterno me congelas,
y dejas tú, mis rimas en recuerdos,
te asemejas, a ángeles sin alas,
y al eterno infierno, tú me entregas.

Silente eres, tu boca está cerrada,
tus ojos, ya no miran la belleza,
ni tus gritos oyes, estás callada...
Y tus labios, tan llenos de tristeza.

Como una triste sombra ya sin alma,
odiar tan solo quieres el pasado,
en este atardecer tan destemplado...
Rencor queda en tí, es tu arma.
 
José Gennaro 

Publicar un comentario