domingo, 1 de mayo de 2011

SAAVEDRA

Como volcán eran tus besos,
intenso fuego me abrasaba,
en esa tarde soleada y fría,
y tan dulce Mayo, se marchaba.

Con ese fuego abrasador
y tu cuerpo pegado al mio
entera mi alma, se encendía,
y dulce y bella, tu eras mi flor.

Amada y única, flor de jardín,
y que grande fué nuestro amor,
pareció, no tener fin.

Tuvimos encuentros tan frecuentes,
en nuestros cuerpos tan florecientes.

Y fué ese día allí an Saavedra,
a escasos metros de nuestro parque,
en esa tarde soleada y fria
dueña tu fuiste, dueña te hiciste,
de mi alma, y eras tan mia.

Mas de dos años de amor intenso
llamas y fuego nos abrasaban.
¿Y tu recuerdas como juramos?
De nuestro amor, nuestra pasión,
y nuestras almas que se buscaban
para fundirse las dos en una.

Y nuestro amor, como olvidarlo,
si los dos juntos, éramos uno.

Fuimos pasión, también tormenta,
así vivimos sin darnos cuenta,
ilusión fuimos también ternura,
amarnos siempre, nuestra locura.

En esa tarde soleada y fria
también fue el dia de las promesas,
que nos hicimos,
nos hicimos en ese dia.

¡Como olvidar que en esos años
solo fuimos uno del otro!..
Esos años yo fui de ti
como también tu fuiste mia
olvidarte, nunca, nunca podría.

Jose Gennaro 1967/1969

Publicar un comentario