miércoles, 28 de mayo de 2014

Allì, en Urquiza

Dulces y breves,  esos años han sido
tan junto a tí, pasé en mi vida,
hubo proyectos, también ilusiones...
En nuestros puros, tiernos corazones.
.
Y dulce y breve fué nuestro amor,
que aún hoy, después de dos años...
Te recuerda,  y sufre dolor.
.
En mi pecho me falta algo, tan pequeño
que te has llevado y lastimado...
Y las tinieblas hicieron su dueño.
.
 En esos años que nuestros fueron
tan míos fueron los dulces besos
y en este triste mes de Noviembre
no puedo, y quizás no quiero
borrar de mi mente, momentos vividos...
En ese lugar de Urquiza, 
y por siempre se ha perdido.
.
Tan tenuamente está lloviendo, se desliza, 
casi en silencio tan tenuamente, casi sin prisa.
.
Casi, ni lo notamos, apenas la percibimos,
y fué allí, en ese lugar de Urquiza,
donde esa noche, los dos lloramos...
Y por vez única, nos amamos.
.
 Quizás, por única o vez primera
nos entregamos y dimos el alma entera.
.
Estábamos separados, hacía ya tiempo, 
mas, nuestros caminos un tanto alejados
en rumbos distintos, se iban abriendo.
.
Pensar que estando juntos, casi no hubo intentos
para vivir y sentir, tan bellos momentos.
.
¿Los has olvidado?, Nunca los pude,
y tú, venías, tú me buscabas, que necio fuí,
ni siquiera lo imaginaba, ni apenas lo percibí.
.
Y tú volvías y regresabas y era por mí,
no lo entendí, no comprendí, que necio fuí,
por tantos meses juntos volvíamos,
a tu casa íbamos, y nos quedábamos,
con tus padres cenábamos en San Martín.
.
¿Por qué lo hacías? Me confundías y desorientabas.
Que necio fuí, quizás también tú lo estabas.
.
Y esa noche alli en Urquiza con lluvia y con brisa,
nos entregamos, por vez única y primera.
.
Estando junos no pudimos
darle forma a nuestro camino,
con locas ansias nos perseguimos...
Sin rumbo fijo, con desatino.
.
Y fué en Urquiza que te ofendí,
después de amarnos, no, no debí,
mas te digo, en ese momento no sabía
todo el daño que a tí hacía.
.
Mas, lo nuestro fué tan confuso
y solo aprendimos a hacernos daño.
.
Aún lo recuerdas, hacia tiempo había pasado.
y nuestro amor, el viento llevó, lo había arrastrado.
En ese año y esa poesía te dediqué la vida mía.
.
Fué solo un año que marchó sin prisa
que terminó, acabó, allí en Urquiza.
.
Allí, nos entregamos por vez única y primera,
y allí nos abrimos, el uno al otro, por la vera..
.
Cada cual con su destino, sin pensar uno del otro,
fuimos tan ciegos, tan ciegos fuimos
casi sin darnos cuenta y si percibirlo...
Amarnos era nuestra meta, destruirnos...
...
Nuestro destino.

.....

Jorge Naonse  1961 /1965
derechos 784.085
Publicar un comentario