jueves, 14 de junio de 2012

IMAGINÁNDOTE

Imaginándote desde la primera noche,
fui adivinando cada minuto de tu piel,
cada centímetro de aroma y de tu pulso,
cada segundo de mi tiempo y de tu ayer.

Sentí completo el corazón con tus abrazos,
con tu sonrisa, con tu alma, con tus sueños.
Cada momento al lado tuyo es un milagro,
un regalo de Dios que no merezco.

La mujer de mi vida, eternamente...
lo supe siempre, desde el primer suspiro.
Quiero fundirme con vos en este beso
e imaginarte arropando a nuestros hijos.

Gustavo Salesky
Publicar un comentario