domingo, 27 de noviembre de 2011

Amiga

Dulce  amiga de franca sonrisa,
rememorando tiempos lejanos,
el tiempo se ha ido lento y sin prisa,
añorando esos aires, tan serranos.

Estando tan lejos de mi querido lugar,
de lunes a viernes es mi partida,
ahora en ti, estoy pensando...
Y contigo, quisiera estar.

La vida lejos nos puso
en el tiempo y en el lugar,
mas tú, muy bien lo sabes
contar conmigo puedes.
Quisiera ser tu confidente,
y contarme tus tristezas,
tengo muchos años mas que tú,
y ayudarte quizás podría simplemente.
Tus angustias las conozco
porque la vida me ha golpeado,
mas, siempre levantarme pude
cuando en el suelo quedé aplastado.

A veces, así es la vida,
tan repleta, tan llena de alegrías,
otras tantas, de penas y tristeza,
mas, si así no fuese, diferenciar no podrías.
¿Por qué estoy alegre?
Porque conozco la tristeza,
eso marca la diferencia,
eso es la vida, nuestra existencia.

No lo olvides, no volverás a tener,
esa dulce y bella juventud,
hay que vivirla a mas no poder,
tiempo vivido, mucho nos deja,
y los recuerdos, simpre nos quedan,
a veces son tristes, otras, no tanto,
mas vale vivirlos o por siempre se irán,
de todo lo hecho, siempre nos queda,
el no hacer nada, nada te deja.


José Gennaro 2009

































Publicar un comentario