lunes, 17 de octubre de 2011

Inocencia

Con amor infinito y mucha ternura
quisiera oir el silencio y escuchar 
el canto de un pájaro, su sonido, tersura,
y enmudecer el llanto de mi inmensa locura.
Caminar por senderos, ver el aura,
atravesando pantanos de cansancios y abulia,
correr y escapar de la angustia,
huir de los gritos del crimen y guerras,
y no ver sin castigo, tangible atrocidad,
de los cómplices del mal...
Con iniquidad y desolación
asedian, asedian la tierra.
Mi cuerpo está truncado,
mi alma está manchada,
por la ineptitut y tanta sangre,
por el deber y obediencia,
por no tener en la triste conciencia,
como es tardío e injusto saber,
que en nuestro ser se siente
esa injusta experiencia.
Hoy lo decidí, así quiero vivir,
así lo aprendí, con dureza y soledad,
y con la mas clara conciencia,
el destino es muy lento,
los pasos son muy cortos 
en el deber y obediencia...
Cuando es grande,
grande la inocencia.

José Gennaro 2011

Publicar un comentario