domingo, 19 de diciembre de 2010

HIJO DE MARÍA

NAVIDAD


Estrella fulgurante centellea el firmamento,
cercana y tan distante es llama de esperanza,
Reyes y camellos, la siguen todo el tiempo…
Por desiertos y por dunas, la flama de la alianza.

Es que ha nacido el Rey, el hijo de María,
en un lugar lejano, rodeado de pobreza,
ella pura y casta, a él engendraría…
un ser lleno de amor, y tan pleno de nobleza.

Rey de Reyes, en pesebre improvisado,
 María que lo mira con José lleno de amor,
para el mundo ha nacido, ese ser que ha llegado…
Para entregar su vida, con penas y dolor.

Y tú, Virgen y madre, amando has dado a luz,
escapando del tirano, por dunas y desiertos,
él hablará,  en Sinagogas y mares muertos…
Y el hijo que engendraste, perecerá en esa cruz.

María, bella madre, ser sublime y tan sufrido,
por mas de treinta años, verás solo dolor,
has donado a este mundo, tu hijo tan querido…
Y verás morir con sufrimiento ese ser, lleno de amor.

Redimirá pecados, y su sangre derramada,
perdonará tiranos y hombres tan impíos,
mas tú serás la madre, sublime y abnegada…
Del Rey entre los Reyes de este sembradío.

Jorge Naonse   2010-12-19
Derechos reservados
Publicar un comentario